No nacimos para aclamar al mundo

large (1)

 

No nacimos para aclamar al mundo.

Nacimos para escribir un buen libro. Para crear una canción. Para merecernos el tiempo que queramos. Para comprar una casa, un coche, o nuestro propio sueño. Para tatuarnos la vida entera. Para amar y que nos amen al mismo nivel. Para escuchar y decir lo que queremos sin miedo a nada.

Nacimos para viajar. Para reír, bailar y abrazar fuerte. Para ir sin límite contra las reglas, precipitarse de vez en cuando y merecernos todo lo bueno que nos ocurre.

Hay veces en las que la venda se convierte en el parche imborrable de las dudas, y nos pasamos la mitad del tiempo sin hacer lo que queremos, si no lo que debemos.

Sí, está bien eso de quedarse entre las cuatro paredes del conformismo y no pensar en romperlas y excederte un poco. Sé que también de vez en cuando el miedo aparece por la puerta, te saluda para que recuerdes que sigue ahí y se va, pero quedándose en el portal esperando a que vuelvas a salir.

Sé que no es fácil eso de escoger lo que quieres porque tal vez, y solo tal vez, tu futuro se vea afectado de manera negativa. Pero joder, piensa y vive un poco. Que de tanto conformarnos al final el mundo se conformará con nosotros y no nos va a poder sorprender. Así que piensa y dime, ¿Qué es lo que realmente quieres? Y no hace falta que te responda otra vez.

Que también nos merecemos caer de vez en cuando y no mirarnos la herida. Y tener miedo, claro que sí. Y tropezar, y reírte. Engañarse de vez en cuando. Taparse los ojos y olvidar lo demás.

Claro que todo no es perfecto, ni tampoco va a salir siempre como queremos. Pero podemos hacer porque sea mejor. Y también podemos conseguirlo con mucha fuerza.

Así que dime tú, ahora, si eso de ser fuerte es una opción y si quieres conseguirlo. Deja de preocuparte por el resto y preocúpate por ti, que de tanto despreocupar lo que quieres, un día puede ser que se vaya y no vuelva nunca.

Por eso, declárate fan de todo y de nada a la vez. Date tiempo, respira y esfuérzate. Deja de lado lo que te quita parte de ti y dedícate a darlo todo. Y tal vez te lo hayan dicho muchas veces, pero despierta.

Ábrete a nuevas ideas. Escribe un diario y luego tíralo a la basura. Entra al cine y compra la entrada de la película más mala que veas, y compártela con alguien. Roba algún beso que de vez en cuando, eso de quitarle un trocito al amor no está tan mal. Coge el coche y vete, lejos, pilla 3 noches en un hotel y disfruta de ti mismo. Déjate los miedos y emprende todas las ideas que tengas. Crea una empresa, una ONG, lo que tú quieras. Escucha la gran lista de Spotify que tienes y no te acuestes hasta las 4 de la mañana. Llama a los de tu compañía, diles que quieres irte y luego cuelga. Lee un buen libro y luego déjalo en algún sitio para que alguien también lo lea. Abraza fuerte y atrévete a decir ”te quiero” de vez en cuando. Sal de fiesta y prométete con tu amigo/a ir mañana a hacer paracaidismo. Apúntate al gimnasio y luego no aparezcas en todo el año. Vete de campamento, ves a cualquier concierto o simplemente ves a la playa, date un baño de noche y revuélcate en la arena. Como buen/a responsable, limpia tu casa, haz una fiesta y luego vuelve a limpiar. Dona sangre. Haz lo que realmente quieras.

Y sobretodo,

sé feliz.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s