Florencia

Italia

 

Aún leo lugares inflamables.

Y no hablo de su manera de derruirse,

sino de la manía que tienen por quedarse ardiendo. En plena llama viva.

 

Ella acumula arte

y llega con violencia

porque quiere romper todas mis expectativas.

Camina con tranquilidad

como si Italia no estuviera agradecida

por arrasar con 463 escalones

que llevan a una cúpula de vértigo.

 

Ella,

con su poco conformismo

nos abarca al amor eterno

con su David de mármol blanco.

Nos señala una anatomía perfecta

que hace que creamos

que los mortales no podamos llegar

a superar tanta invención.

Hasta que llegó él.

 

Con sus ojos de agua de Arno

y color a no enamorado,

me habla de ese amor con un toque de Divina Comedia.

Con su orificio de salida en mitad de Florencia

se sumerge en Vecchio

para desparecer de los monstruos

que otros corazones le han provocado.

 

 

A día de hoy habla de un corazón sanado

que en mitad del Infierno

se presenta por ende en una galería de arte.

Mastica entre sus dientes

una belleza interna

que solamente se mueve por coraje

como una obra de arte en medio de una plaza,

como en la Signoria.

 

Aún no sabemos qué esconde Florencia entre su boca,

que con un toque de avaricia

te hace rezar por Miguel Ángel,

amar por Dante

y morir por Leonardo.

 

Que tendrá Florencia

que nos hipnotiza

y nos condena a la lujuria

ahogándonos como la serpiente

de Laoconte.

 

Qué tendrá Florencia,

que de todo lo que tiene

me habla de ti.

 

 

 

 

 

Fotografía: Gonzalo L. M.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s